El trabajo de un guionista, según Mauricio Cuervo (Parte III)

Laura Montes

Y llegamos a la tercera y última parte de esta crónica del conversatorio con Mauricio Cuervo, en donde se tocan asuntos de interés de nuestro cine y de nuestra pasión, el guion.

¿Cuál es la diferencia entre escribir para cortometraje y largometraje?

El mundo del corto y del largo son muy distintos. Sin embargo, el corto es tan bueno como el largo: es como si Antón Chéjov no fuera buen escritor porque solo escribía corto. Lo que cambia es que la estructura es distinta. En el cortometraje hay poca literatura y pesan más el casting y los detalles. Pero hay muy buenos cortometrajistas en Colombia, como Franco Lolli, director de cortometrajes como “Rodri” y “Como todo el mundo”.

¿Cuál es la diferencia en un guion por encargo y en un guion por idea original?

Para Cuervo, depende de cada uno y de qué tan sencillo surjan las ideas. Hay escritores que se inspiran muy fácil, y logran llevar sus ideas originales con habilidad en la escritura del guion. Para otros, las ideas no llegan tan rápido o no es un proceso tan sencillo, por eso en momentos puede facilitarse que se les encargue un guion, pues la escritura girará en torno a una idea ya existente de una productora o una persona. Sea cual sea la forma, es importante tener en cuenta cómo es el proceso creativo de cada uno.

¿Qué modificarías en la escritura?

Ante la pregunta del moderador de la charla, Alberto Gómez; Mauricio habló sobre cómo debe concebirse el guion. Para él, lo más importante es que el guionista tenga en cuenta que está escribiendo para un equipo, y cuando cada departamento lee el guion, buscará su parte específicamente. Es decir, un director de fotografía estará buscando las claves en guion sobre su trabajo, lo mismo el director de arte, el de sonido, etc. El trabajo del guionista se basará, en gran medida, en facilitar esa lectura para el equipo.

En un taller que Cuervo estuvo con el director argentino Juan José Campanella – director de El Secreto de Sus Ojos – aprendió que el guion es en realidad un mapa. Y si en algún momento el realizador se pierde, recurrirá al mapa. Si no encuentra nada allí, se perderá totalmente, ya no habrá un rumbo por donde navegar. Por eso, hay que dar ciertas pautas.

Otro elementó del que Mauricio habló, fue sobre no recurrir a las descripciones excesivas en el guion, por dos razones: la primera es que el guion es una guía, por lo cual algunas cosas se cambiarán, así que se terminan sobrescribiendo cosas que no son necesarias. La segunda razón es por una cuestión de utilidad: si hay una escena en un cuarto ambientado en una época específica, para el departamento de arte es más fácil que el guionista escriba “una habitación que parece de los setenta” que describirla completamente. Otra cosa que recomendó acerca de las descripciones es no escribir de forma tan nobel. La escritura debe ser práctica y sencilla de entender, y no ponerse con artilugios literarios.

Cuando el director es el guionista, ¿hay un momento en que debe traicionarse a sí mismo?

El escritor dejó claro que a veces se sufre bastante cuando se es director y guionista al mismo tiempo, ya que como director se intentan respetar las cosas importantes del guion. Sin embargo, también subrayó que en rodaje se tienen que sacar las cosas sí o sí, por lo que no se puede ser terco y hay cosas que deben sacrificarse en el proceso. Por ello, contesta afirmativa a la pregunta.

En su película ‘Crónica del fin del mundo’ (2012), cuenta que en el guion el final era distinto, pero no lo pudo rodar porque el actor no tenía tiempo. De igual forma, en rodaje se dio cuenta que algunos diálogos no funcionaban porque eran muy ‘gordos’ y los actores no los podían decir, entonces los tuvo que cambiar en ese momento. Así, su experiencia se resume en saber cómo ajustar el guion en rodaje, pues la película debe hacerse sí o sí. El deber de un director es cubrirse.

Dio algunos consejos para jóvenes realizadores. El primero fue pagarles siempre a los actores, así sea un trabajo pequeño. Si les pagan, pueden decirle que llegue a tal hora o haga una cosa. Pero si no le pagan, es difícil reclamarla puntualidad o cosas específicas, pues se trataría más de un favor. El segundo consejo fue hacer buenas sinergias de amigos que “uno sepa que trabajan”. Puso de ejemplo a la pareja de realizadores Ciro Guerra y Cristina Gallego, quienes se conocieron en la universidad, se volvieron novios en segundo semestre, siguen juntos y crearon una buena sinergia de trabajo. El tercero, fue lo que para él sería “un buen mal consejo”: hacerles favores a personas, pues así esa persona quedará debiendo un favor. De esta forma, se forman redes de favores que pueden facilitar trabajos y demás.

¿Al momento de escribir, tiene referencias cinematográficas, o solo se basa en la investigación de campo? Y si las tiene, ¿cómo hace para mezclarla?

Mauricio dejó claro que los guionistas y realizadores roban involuntariamente todo el tiempo, porque las ideas se parecen. Lo que alguien dijo, ya lo habrá dicho alguien mucho tiempo antes. Ahora, también expresó que a veces se roban cosas pequeñas de forma consciente, por ejemplo, al usar diálogos u homenajear algo clásico. A veces queda bien, y a veces no. A veces se agarran películas como modelo, estructuras o formas de narrar.

En cuanto a lo que se roba u homenajea en el cine, Cuervo dijo que en Colombia hace falta robar más cosas de género. Dio un ejemplo de una noticia que escuchó, sobre un taxista que violó a una sordomuda, y una comunidad se iba a desquitar con el violador. Noticias así se ven todo el tiempo, y por eso él piensa que el cine negro en Colombia debería ser más explorado, con todas las cosas que suceden acá.

Cuando no hay inspiración, ¿podemos agarrar las noticias?

El guionista dijo que hay muchos lugares de donde inspirarse para escribir. En Colombia las personas están rodeados de noticias, y se puede sacar mucho de allí. Sea donde sea que se saque inspiración, lo importante es encontrar y generar un vínculo emocional entre las experiencias propias y esa historia a narrar.

¿Qué tan importante es ver cine colombiano al momento de escribir?

El guionista sostiene que es una parte clave del proceso. Hasta hace poco, el cine colombiano era escaso.  Pero se está expandiendo y por eso hay que aprenderlo. Puso de ejemplo al director nominado a los Premios Óscar, Ciro Guerra, que cree que ya se ha visto todo el cine colombiano, pues “ve una película diaria, llueve, truene o relampaguee”.

El escritor expresó lo importante que es ver mucho cine para nutrirse y que ello ayude en el campo creativo. Incluso afirmó que también deben verse películas colombianas malas como las de El Paseo o ‘Si sabe cómo me pongo, ¿pa’ qué me invita?’, pues “uno piensa: ¿para qué? Pero sí puede servir”. Este tipo de películas pueden nutrir a los realizadores al ver cosas que no se deben hacer, o para tener en cuenta a actores que han utilizado estas películas. En este sentido, también ver televisión colombiana es bueno por el mismo motivo. Además de otras cosas, los espectadores pueden tener en cuenta a los actores colombianos para posibles castings.